sábado, 6 de noviembre de 2010

Embalse de Bornos, con los compañeros de Cádiz.

He vuelto a Bornos. Esta vez, con los compañeros de Cádiz. Quedamos a las 11.30 en el embarcadero, muy buena hora para esta época del año, cuando se va a pasar la jornada. Se aprovechan las horas centrales con una temperatura más agradable, pues por la mañana temprano suele hacer fresco y también porque no hay que madrugar.

Aunque teníamos pensado hacer una ruta que incluyese la parte sur, cercana a la presa, al final se hizo la que aparece en la foto. Estando ya de travesía, se comentó la posibilidad de ir a un puente de hierro y para allí fuimos. Es lo que está más al Norte de la ruta.


Aunque llegué temprano, pues me gusta prepararme sin prisas, ellos ya estaban allí y después de los besos y saludos, tranquilamente nos fuimos preparando para la salida.
El club está utilizando los servicios de la empresa Suroeste que aporta un remolque para 12 kayaks y también los alquila a los componentes del club que aún no tienen kayak en propiedad. Fórmula muy adecuada, pues en esta simbiosis todos salen beneficiados.


Una de las cosas buenas que tiene el embalse de Bornos es su fácil acceso, una rampa te lleva hasta el agua y la rampa está al lado de un estupendo aparcamiento con capacidad suficiente para una reunión de las de nuestro estilo. Además y gracias a Fernando, que es del lugar, tuvimos a nuestra disposición las instalaciones del club, aunque, prácticamente, no hicimos uso de ellas en esta ocasión. Cosa que no quita que lo hagamos otro día si contamos también con Fernando, que nos habló también de la posibilidad de encargar una comida comunitaria con un menú típico de la tierra. Excusa más que suficiente para volver.
Los que sí van teniendo kayaks propios se están comprando unos modelitos que vaya tela, del estilo Sea Wolf, Wilderness, Scorpio, PoliPro ... o este precioso Kitiwec de Qajaq. Qué lástima que yo no quepa en él.
La Sierra de Grazalema como telón de fondo hace una vista muy agradabe y atractiva.
¡Hombre! Una de las pocas veces que yo salgo, gracias al detalle de hacerla de Fernando.
La parada de rigor para la comida y la foto de familia, aunque me parece que falta alguien...

Nos adentramos por el norte en el río Guadalete que alimenta de agua el embalse, buscando ese puente de hierro viejo y en desuso que nos hizo cambiar los planteamientos iniciales y que algunos les pareció que estaba muy lejos...
Pero finalmente dimos con él tras atravesar un tarayal donde en algunos tramos casi nos quedábamos sin agua y del que se levantaban grandes anades que no acerté a distinguir cuáles eran sorprendido por su gran tamaño.
Y ahora, de vuelta, nos encontramos todo el tiempo con un molestísimo sol enfrente, que a pesar de mis gafas de sol, nos fastidió un poco el regreso. He aprendido que al igual que en el mar o los ríos hay que tener en cuenta el tamaño de las olas o las mareas, en los embalses hay que procurar hacer la ruta de espaldas al sol, pues su reflejo puede ser bastante fastidioso.
El día estuvo precioso y con una temperatura muy agradable. Para repetir.
Gracias a Paco Ortega, Toñi, Rosa, Luis ... y demás, por su organización y compañía. Eché de menos a Ignacio, Eduardo, Fernando, Antonio, ... Bueno, nos vemos en la próxima.






Fotos de Paco Ortega aquí.

4 comentarios:

  1. Excelente crónica, como siempre José Luis. Pasamos un día perfecto por la compañía y el lugar.

    ResponderEliminar
  2. agustin ,nos acordamos de ti en huelva gracias por el relato y fotos

    ResponderEliminar
  3. Pues la verdad es que yo también pensé en vosotros, incluso comenté la coincidencia de las salidas.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicar algunos minutos a comentar las entradas, las fotos o vídeos.