miércoles, 15 de diciembre de 2010

Río alto

El jueves de la semana pasada volví a la dársena tras un periodo de lluvias y de mal tiempo. Aproveché un paréntesis de temperatura alta -ese día llegamos a los 23º C- y el día parecía primaveral, muy bonito. Llegué muy temprano al club, por lo que el río estaba tranquilo. No había casi ninguna piragua en su superficie.

La novedad fue la altura que tenía, casi a punto de desbordarse, totalmente lleno.

El Jardín Americano no mostraba sus escalones y el agua llegaba hasta el césped.

Las rampas del paseo fluvial estaban cuesta arriba, para llegar a él, en vez de cuesta abajo, que es lo habitual.

Los pilares de los miradores no enseñaban los residuos precipitados.

Las rampas de los pantalanes del CAR presentaban este extraño aspecto. Había que mojarse para llegar a ellos o salir a tierra.
Solo vi la dársena más alta el año pasado tras las intensas lluvias que llegaron a inundar las orillas, pero en aquella ocasión no era prudente navegar en sus aguas.

La pasarela en construcción ya une el Parque del Alamillo con el Parque de San Jerónimo.
Hoy, por fin, he encontrado un rato para poner esta entrada ya que no he querido ir al río. Aunque el día estaba soleado, hacía una sensación térmica de 2º C y viento de 40 km/h.

2 comentarios:

  1. Siempre atento a tus nuevos posteos desde Argentina.
    Un abrazo
    ARK

    ResponderEliminar
  2. Gracias Andrés. Igual te digo.

    Ahora, a nosotros, nos toca el frío y el mal tiempo. Ahora nos toca esperar la coincidencia de los fines de semana con el buen tiempo y además hacerlos compatibles con la familia.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicar algunos minutos a comentar las entradas, las fotos o vídeos.